Ciencia y tecnología: Ir a donde Dios nos guía