Conversión – Mayo 2018

“Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra.
Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos,
bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,
y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado.
Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo”.

Mateo 28:18-20

 

Mis hermanos y hermanas en Cristo:

En este último capítulo de San Mateo, Jesús abre los corazones de Sus apóstoles y amplía su comprensión original de que la Palabra de Dios es para todas las personas. Él les dice que bauticen a las personas para que puedan entrar en la comunidad del resucitado, la Iglesia. Pide a Sus apóstoles que le enseñen a la gente que los mandamientos de Jesús son el estándar de la conducta cristiana. Asegura a Sus amigos que Él está con ellos siempre, cumpliendo la promesa de la presencia real aunque invisible de Jesús, ya que se le dio el nombre al nacer, Emmanuel, Dios con nosotros.

La dirección de Jesús no fue pensada solo para los once. Él nos está hablando y en virtud de nuestro bautismo, nosotros también estamos llamados a hacer discípulos de todas las personas que escucharán la Palabra de Dios. ¿Cómo vivimos este mandato? Las vidas de María, nuestra Santísima Madre y los santos sirven de ejemplo y nos guían. Durante el mes de mayo, honramos a nuestra Santísima Madre que siguiendo su ejemplo, podemos ser más fructíferos día a día como discípulos de Cristo. Particularmente el 21 de mayo, la recordamos como la Madre de la Iglesia.

Al escuchar las Escrituras proclamadas durante la celebración de la Misa, aprendemos de San Pedro, San Pablo, San Esteban, San Matías, San Felipe, Santiago, San Atanasio, aquellos primeros cristianos cuyas historias de conversión construyeron la Iglesia. Estamos ungidos por la fuerza de Santa María Magdalena, que reconoce a Jesús en el jardín y corre para contarles a los demás. Nos enteramos de Lydia, una vendedora de telas púrpura de la ciudad de Tiatira, quien después de escuchar a Pablo hablar, tuvo una conversión y toda su casa fue bautizada. Le pedimos a Dios por su fortaleza mientras predicaban el Evangelio durante un tiempo de gran persecución.

Sabemos que los discípulos viven entre nosotros. Abuelos, padres, hermanos y hermanas se ayudan a formarse mutuamente a medida que transmiten la fe a través de su enseñanza, ejemplo y oración. Experimentamos la riqueza de esta formación al celebrar los Sacramentos del Bautismo, la Primera Comunión y la Confirmación. Aprecio especialmente las cartas de nuestros jóvenes que me escriben acerca de su alegría al prepararse para recibir los sacramentos. Recientemente confirmé a siete estudiantes de Morning Star School y su proclamación del amor de Dios difícilmente podría contenerse en el santuario de la Iglesia Católica San Carlos Borromeo.

Ordené a dos hombres para el sacerdocio el 26 de mayo. Los padres Hawkins y Britton señalaron a sus familias, maestros, amigos, religiosos, sacerdotes y diáconos cuya invitación al discipulado los llevó a elegir la vocación al sacerdocio. A medida que han crecido en su relación con Dios, también han sido discípulos de Dios y han alentado el discipulado con aquellos a quienes han conocido en el camino.

Durante el mes de mayo, también recordamos a aquellos en las fuerzas armadas que han dado sus vidas para que podamos estar seguros. Recordamos sus ejemplos de fe, ya que valoran la sacralidad de la vida en aquellos a quienes están llamados a proteger y servir. Oramos con gratitud por su comprensión y bondad.

Jesús instituyó el Sacramento de la Eucaristía que estará con nosotros siempre hasta el final de la era. La Eucaristía nos une el uno con el otro y nos une a Jesús. El vínculo con Cristo es un vínculo de amor; dar a conocer a Dios en medio de nosotros, un Dios que continúa sufriendo en nuestras hermanas y hermanos que están hambrientos, sedientos, enfermos y encarcelados. Un ejemplo vivo de Cristo en medio de nosotros se realiza a través de los esfuerzos de nuestros jóvenes mientras recolectan artículos para ayudar a nuestras familias de refugiados y ayudarlos con sus estudios.

El Papa Francisco dijo: “Jesús no dijo: ‘ve, si quieres, si tienes tiempo’, sino dijo: “Vayan y hagan discípulos a todas las naciones. Compartir la experiencia de la fe, dar testimonio de la fe, proclamar el Evangelio: este es un mandato que el Señor confía a toda la Iglesia, y eso te incluye; pero es un comando que nace. . . de la fuerza del amor”. ¿Cómo estás viviendo como un discípulo? ¿Cómo estás haciendo discípulos? Que vivamos proclamando que el Señor es Dios en los cielos arriba y en la tierra abajo, y que no hay otro.