La Gracia Delante de Dios – Mayo 2020

Amados:
Si a pesar de hacer el bien, ustedes soportan el sufrimiento,
esto sí es una gracia delante de Dios.
1 Pedro 2:20

Mis hermanas y hermanos en Cristo:

¿Qué es hacer el bien? Durante este tiempo de la pandemia de COVID19, hacer el bien significa protegerse mutuamente de la grave amenaza de un virus mortal. Hacer el bien significa practicar el distanciamiento social y quedarse en casa. Hacer el bien significa enfocarse en Dios y unirnos como Su pueblo en Espíritu y oración. Hacer el bien significa cuidar y proteger la vida humana. Sí, hacer el bien implica sufrir a través de los sacrificios que hacemos en nuestra vida diaria para que podamos proteger la vida humana.

Los sacrificios personales son necesarios durante este tiempo de la pandemia. La actitud espiritual en la que abordamos lo que tenemos ante nosotros: la incertidumbre del virus, la falta de conocimiento sobre cuándo terminará la pandemia, la dificultad para conectarnos con nuestras familias, la necesidad inmediata de comprender las redes sociales y el acceso a ellas, es tan importante como el sacrificio en sí. Podemos estar resentidos por lo que nos han quitado. O bien, podemos hacer lo que sugiere San Pedro y ser pacientes cuando sufrimos por hacer lo que es bueno para que podamos realizar una gracia ante Dios. Podemos tomar nuestro sufrimiento y difundir las Buenas Nuevas como lo hizo San Pedro después de la Resurrección. Podemos unirnos a Cristo para hacer a la humanidad completa.

¿Qué es lo más frustrante de esta pandemia para usted? Por las cartas, textos, correos electrónicos que he recibido de muchos de ustedes, encuentro que están frustrados porque están llamados a ser líderes pastorales, buenos pastores. La manera en que normalmente lo lleva a cabo, no está disponible en estos momentos y tiene el desafío de llevar a Dios al mundo sin la celebración de la Misa o la recepción de la Eucaristía o el Sacramento de la Penitencia. Su dificultad es que se han vuelto dependientes de estas prácticas sin darse cuenta de la espiritualidad interna que proporcionan para llevar a Cristo al mundo. Les sorprende que se les confíe el cuidado del pueblo de Dios y se les reta a servirles.

No estamos en un ‘congelados’ en el tiempo. Estamos en la gloriosa temporada de Pascua y debemos continuar proclamando el Evangelio, incluso si nuestra capacidad se limita a las paredes de nuestro hogar. Estamos redefiniendo la idea de ‘acción’ en la viña del Señor. Somos las ‘obras de Aquel que me envió’. Seamos generosos, ayudemos a los necesitados en nuestro vecindario, cuidemos de los que están solos llamándolos ya sea por teléfono, Skype, FaceTime, Facebook, ZOOM o escribiéndoles una tarjeta. Nuestra vida diaria se mide por el amor. Si hablas con alguien, ¿hablas con el amor de Dios? El Papa Francisco dijo: “Entonces, en estos días santos, en nuestros hogares, pongámonos delante del Crucificado: la medida más plena del amor de Dios por nosotros, pidamos la gracia de vivir para poder servir. Que podamos llegar a aquellos que están sufriendo y a los más necesitados. Que no nos preocupe lo que nos falta, sino qué bien podemos hacer por los demás”.

Para la Eucaristía que anhelamos recibir, actuemos como la Eucaristía que somos. Hagamos florecer la personalidad eucarística de la Iglesia viviendo nuestra identidad con actos concretos de amor en el mundo. Sí, esto requerirá un sacrificio lleno de oración. Que nuestra bondad sea una gracia ante Dios.